Si desea mezclarse con el espíritu andaluz y contagiarse de su milenaria y enriquecedora filosofía de vida, nada mejor que alojarse en sus estancias rurales dentro del hermoso casco histórico de Casares.